Lo Último

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Administrador

Letras de Fútbol │ Venezuela 2-2 Argentina, dos puntos perdidos, un punto regalado

 

Por: Iván Nassim Agüín Parada pastornassim@gmail.com

VENEZUELA 2 ARGENTINA 2, DOS PUNTOS PERDIDOS, UN PUNTO REGALADO

Lo que pudo ser anoche una gran fiesta, terminó siendo un gran sinsabor, la hermosa ciudad de Mérida, donde se respira al futbol como en ningún otro lugar en Venezuela, no merecía el resultado que la Vinotinto le regaló, una hinchada que pleno el estadio de punta a punta, así como sus alrededores, con sus camisetas Vinotinto, en donde solo observé cuando mucho tres albicelestes, esta hinchada merideña no merecía ese 2 a 2 con sabor de derrota, merecía una goleada a favor, una fiesta de futbol que estaba a nuestro alcance, así parecía que iba suceder, pero que por mala lectura del partido por parte de Dudamel, y la falta de actitud, de creérsela, de nuestros jugadores, terminó con un empate con sabor a velorio.

La primera sorpresa que nos dio nuestro DT, fue la exclusión del 11 de Rosales, por Alexander González, dicho cambio dio resultados, Alexander cumplió tanto defensiva como ofensivamente, siendo en esto último una herramienta de gran utilidad, y uno delos mejores en la cancha, lo demás, respecto al 11, no se salió del libreto; el juego comienza con una Venezuela algo timorata, si se puede decir, nerviosa, todavía la verde amarela, la albiceleste nos pesa, pero que con el devenir de los minutos, los temores se diluyeron; por su parte, Argentina sale a buscar presionarnos en alto, cerrarnos nuestra salida, pero sin ningún timonel que maneje los hilos, que haga circular el balón, y les otorgue fluidez, les hace mucho en falta Messi, así fueron los primeros 5 a 10 minutos, luego, Venezuela se asienta en el campo, y Argentina se diluyen un una presión alta inerte, Venezuela rompe dicha presión fácilmente, gracias a la salida y empuje de González por la banda derecha, y el exquisito manejo de un despampanante Añor, Argentina sufre si no le funciona su presión alta, su defensa queda desbalanceada, con unos centrales algo lentos que quedan pagando, su línea de 4 queda en demasía expuesta, y es por allí, donde Venezuela se adueña prácticamente del partido, los piques de Josef Martínez, junto al desdoble ofensivo de González por su banda, la lucha desgastante de Salomón, y los pases largos al espacio de Añor, desquiciaron, volvieron locos a los centrales argentinos, cada vez que estos buscaron cerrarle el paso a Josef, este parecía que anduviese en moto, y los pesados argentinos atrás, persiguiéndole a la carrera, es por ello, que dichos centrales rápidamente se complicaron de amarillas. Luego vino la guinda del pastel, para este maravilloso primer tiempo, uno de los mejores primer tiempo jugados por esta generación, de los mejores en años, Añor como cual Mago, se saca un conejo, un balón mágico de la chistera, y nos regala un magistral gol a la escuadra, un gol Arangoniano, con su maravillosa y muy educada zurda, Venezuela 1 Argentina 0, fin del primer tiempo. 

Vídeo.- Resumen Venezuela 2-2 Argentina

Para el segundo tiempo, para nada cambia el Libreto, Argentina insiste en intentar cercarnos con su presión, perseveran en ello, hacen su mayor esfuerzo, pero Josef, Salo, Peñaranda, y Añor, al momento de romper presión alta albiceleste, hacen desguaces, tanto así, que en una de nuestras incursiones, Salomón entra como Pedro por su casa, y en un mano a mano con el arquero, de manera muy inteligente, este se la suelta a Josef quien viene por todo el centro, para que éste, luego de un amague chut, termina de descuadrar al arquero, para anotar a placer, Venezuela 2 Argentina 0.

Todo parecía que íbamos a tener una noche gloriosa, Argentina tenia cara de goleada en contra, los relatores argentinos que estaban a mi lado, estaban desconcertados, no lo podían creer, sus jugadores no hallaban ni conseguían respuestas; pero llegó el momento, que uno de sus grandes, se colocase la perchera, mostrase todo sus ribetes, sus soles y condecoraciones, y asumiera de facto la capitanía, e hiciera de general en batalla; asume las riendas de la Argentina el comandante Di María, quien mete toda la carne en el asador, sus incursiones por la banda izquierda se hacen a la contra incesantes, punzantes, Alexander González sufre para el retorno, se complica y recibe amarilla, pero aún, pese a ello, nuestra línea defensiva tiene a los argentinos bajo control, luego Arlez Flores flaquea, quien venía haciendo un trabajo de contención por el centro impecable, pierde estamina, y concede espacio para el manejo a Banega, quien libre demarca incursiona por el centro, la filtra a su delantero Pratto, para que este mostrase su oficio, luchándola con nuestros centrales apura fuerza y anotase, Venezuela 2 Argentina 1, a los Argentinos no le puedes dar ni un centímetro, le das un dedo y te cogen la mano.

Luego de este Gol, se cambia el libreto del partido, a nuestros hombres les entra un frio, desde los 11 en cancha, hasta quien dirige en el banquillo, y el equipo deja de creer en sus propias posibilidades, comienzan los errores, el primer y más trascendental error, es la orden de repliegue, el equipo se echa atrás, procura cerrarse para defenderse, Dudamel saca a Alexander González, algo lógico, por tener amarilla, pero me desconcierta y nos desconcierta a todos al no hacer ingresar a Rosales, sino, a Víctor García; la no entrada de Rosales aún no lo logro entender, no tengo informes de lesión, ni nada al respecto, y si lo tiene en el banquillo, es porque Rosales está disponible para jugar, es allí en donde se nos va el partido, y no por el cambio, sino, por el repliegue, Argentina fundamenta su juego en la presión alta, en encajonar, en encerrar a sus rivales, tú no puedes hacer precisamente lo que ella persigue, lo que busca y necesita el rival, le estas facilitando las cosas a los Pibes, le estás regalando el juego.

Luego viene la lesión de Josef, nuestra mejor arma en todo el partido, quien volvió loca a la línea defensiva rival, con sus desquiciantes piques de vértigo, pero Dudamel, insiste en su error táctico conceptual, en su mala lectura del partido, hace ingresar a Koufati, un volante mixto en procura de poblar la media para así tener más hombres para el aguante, cuando en realidad, lo que tenía que hacer, era reforzar lo que precisamente a los argentinos les venía haciendo daño, poner piernas frescas para suplir el trabajo que venía haciendo Josef, colocar un hombre punzante, de velocidad, de pique, que brinde desequilibrio, el cambio estaba cantado, Del Valle o en su defecto Otero, pero ni lo uno ni lo otro,  sino, Koufati, allí trazó Dudamel el destino del juego, se equivocó de plano, y por si fuera poco, en una verdadera situación de mala, de muy mala suerte, su cambio errado inmediatamente se lesiona, viéndose con ello, en la obligación de desperdiciar el último cambio, volviéndose a quedar sin modificaciones para el final, ya no hay más nada que hacer, ya estaba todo escrito, se viene el empate, pudimos hasta perder, nos perdonaron en un escape por la banda derecha luego de un mal cierre de García, que inexplicablemente el jugador argentino en vez de buscar el mano a mano, buscar por sí mismo el gol, prefiere soltarla, perdiendo con ello tan valiosa oportunidad, de nuestra parte, también tuvimos la nuestra, el palo tras disparo de Villanueva, pero lo nuestro fue más por empuje del público, por pundonor y gallardía, no por generación de futbol, final, Venezuela 2 Argentina 2, lastima, un juego que de no haberse cambiado el libreto, pudo terminar con un 3 a 1 o más, abandonar la ofensiva por el repliegue, fue nuestro peor error, anoche la filosofía de que “la mejor defensa es el ataque”, tenía más vigencia que nunca.

Por: Iván Nassim Agüín Parada pastornassim@gmail.com

Loading...
Suscribete vía Email :
Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »

Comentarios