Lo Último

viernes, 4 de diciembre de 2015

Administrador

La crisis Vinotinto

 

Por: Laura I. Millano A. @lauramillano_


Y aquí estoy de nuevo, escribiendo de la selección nacional. Cada semana, la vinotinto me da motivos  para escribir, pero lamentablemente, son motivos negativos. Una novela vinotinto que “pica y se extiende” y no se sabe si tendrá un final feliz.

El día de ayer 30 de Noviembre del 2015 se confirma (si hacían falta mas pruebas) el conflicto jugadores-cuerpo técnico/directivos en la selección nacional de Venezuela, en una carta en donde 15 jugadores, algunos titulares habituales de la selección nacional piden la renuncia de la actual directiva de la Federación Venezolana de Fútbol. Además, manifiestan una decepción y desilusión para con el cuerpo técnico al no recibir respaldo de este tras las declaraciones de Laureano González al diario Líder, donde acusa a los jugadores de tramar un complot contra el actual director técnico. Puedes leer la carta aquí

Nuevamente, mucha tela que cortar, en mi humilde opinión. 

Es cierto, y para nadie es un secreto, que Laureano González no tiene ni idea de como dirigir una federación de fútbol. Declaraciones como las que dio al diario Líder, decir que “se esperan mas renuncias” con una tranquilidad indignante, mostrar un comunicado donde dice que respaldaron a Amorebieta cuando el jugador en su carta manifiesta que no fue así, cayendo así en dimes y diretes en donde cada uno empuja por su lado y no se sabe exactamente quién tiene la razón porque es la palabra de uno contra la del otro, son ejemplos que dejan demostrada la poca capacidad de la actual directiva para actuar ante escenarios adversos.

Ofender a los jugadores públicamente al decir que traman un complot en contra del seleccionador nacional es un acto irresponsable de mezquindad, y aunque sea cierto, decirlo públicamente no es la manera más sensata de tratar la situación. Los jugadores (a mi manera de ver) han dado un ultimátum tan fácil como: o renuncian los dirigentes actuales, o renunciamos nosotros, caso no tan radical como el de Amorebieta, que renunció y volverá cuando ello ocurra (aunado al cuerpo técnico).

Estoy completamente de acuerdo en que los jugadores pidan la renuncia de los actuales dirigentes porque no saben cómo cumplir esta función. La FVF está podrida desde adentro, el fútbol en Venezuela no puede avanzar ante tanta ineptitud al mando. Es evidente que hay que hacer una “limpieza” dentro de las filas de la máxima organización de fútbol del país, pero a pesar de la contundente amenaza por parte de los jugadores que son mas de la mitad del equipo titular y que son los mejores jugadores que tenemos, vayan olvidándose de una renuncia por parte de Laureano González y compañía. Una amenaza o ultimátum que podría acelerar las elecciones en la FVF, pero que no será capaz de obligar a una renuncia de la actual directiva. En la carta nunca se lee que piden la renuncia del cuerpo técnico y aquí es donde Noel Sanvicente deberá tomar la decisión más difícil de su carrera: apoyar a la federación o a los jugadores. No hay punto medio, el silencio también fija una postura.

La novela vinotinto empezó (al menos con mayor intensidad) luego de la derrota contra Ecuador en Cachamay. He escrito desde entonces y en varias de mis entradas anteriores he hecho referencia a que, para mi, el diálogo es la mejor solución. No gana ni uno, ni el otro. Sanvicente debería YA mismo ser un mediador entre los jugadores y la directiva, y es completamente necesaria la autocritica por parte de ambos lados. Llegar a un mutuo acuerdo y que gane la sensatez es la mejor manera para calmar las aguas turbias por ahora. Si más adelante se pueden purificar las filas de la FVF (que para mi es la mejor opción de todas) entonces mucho mejor, pero por ahora, es una remota y lejana opción, si tomamos en cuenta que no habrán renuncias por parte estos y que las elecciones aún no tienen fecha. Estoy buscando soluciones inmediatas.

De no haber comunicación y que ambas partes mantengan su postura entonces veo dos escenarios posibles:

Sanvicente apoya a la federación y al tener luz verde por parte de esta para hacer los “cambios que quiera” entonces descartaría al grupo de jugadores “conflictivos” en lo que queda de ciclo y apostaría netamente por la sangre joven y algunos que otros jugadores veteranos que no se hayan manifestado, comenzando así el camino hacia Qatar 7 años antes de la cita y 4 años antes del arranque de las eliminatorias.
Sanvicente apoya a los jugadores, pero ante la postura de “o ellos o nosotros” de estos y la continuidad de los dirigentes, habría una deserción masiva de jugadores que nos lleva a la solución del punto número uno, preparativos hacia Qatar con una nueva camada de jugadores.
Al final del día, analizando la situación, si Sanvicente se pone del lado de alguno de los dos, terminaríamos en el mismo bache. El orden de los factores no altera el producto, el resultado sería el mismo. Es por eso que me inclino hacia el dialogo, un punto en común, en donde todos ganan.

¿Y si los milagros existen y Laureano González y compañía dan un paso al costado? eso ya lo dejo para otra entrada, si ocurre, hablaré en profundidad de ello.

Es inevitable no hacer comparaciones, si Rafael Esquivel fue el responsable de que el fútbol venezolano no avanzara como debía, si fue tan corrupto que gracias a ello hoy en día se encuentra tras las rejas ¿por qué los jugadores no levantaron la voz cuando él estaba al mando? nos guste o no, Esquivel tenía todo bajo control. Y no porque fuera el mejor o hiciera las cosas bien, primero: el mandato de Esquivel fue eclipsado por los resultados obtenidos durante los ciclos de Páez y Farías.  Las cosas en la FVF podían estar mal, pero nadie se preocupaba por ello porque los resultados siempre estuvieron ahí. A pesar de no haber podido llegar a un mundial con ninguno de los dos técnicos mencionados, se lograron grandes cosas con ambos, más con el segundo que con el primero, hoy no hay resultados, nada más allá que una victoria contra Colombia en Copa América. Segundo: estos técnicos actuaban como mediadores entre jugadores-dirigentes. A pesar de todo, Esquivel sabía como actuar, como dirigir, nunca puso en tela de juicio el compromiso de los jugadores, nunca los expuso al escarnio público. Evidentemente el equipo que él mismo decidió que lo acompañara no tiene ni idea de cómo hacerlo, al ser él quien decidiera todo en la federación, no hacía falta que alguien supiera algo.

El día de hoy 1ro de Diciembre, Noel Sanvicente expone una carta (a destiempo a mi parecer) en donde se ofrece como mediador para limar asperezas y pide disculpas a los jugadores y a periodistas también por lo sucedido post partido contra Ecuador. A destiempo digo, porque la selección tuvo que tocar fondo para que Noel se diera cuenta que no podía seguir al margen, el silencio también fija posturas. Luego de hacerse pública la carta de Amorebieta, Noel JAMÁS se reportó, y cuando Laureano González hace esas fuertes declaraciones al diario Líder, Noel JAMÁS apareció.  Les dice que nunca dudó de su compromiso ni del amor de los futbolistas por la camiseta, cuando el primero en poner a los jugadores en el escarnio público fue él al decir que no sentía respaldo dentro de la cancha. Por todas estas razones, yo espero que no sea demasiado tarde para dialogar. Opino que es la mejor opción y a pesar de todo estoy de acuerdo en que Noel tome esta postura, pero no se si sea tan fácil como decirlo, muchos errores previos, muchísima falta de comunicación, Noel nunca supo ser mediador entre jugadores-directiva y mucho menos supo que actitud tomar ante la crisis.

Al final del día lo que más duele es la sensación de retraso que parece agudizarse aún mas. El conflicto no ve mejora, la selección parece hundirse cada vez más. De no haber comunicación, queridos lectores, la selección de fútbol de Venezuela caería en un caos inminente donde definitivamente, nos pondremos el traje de Cenicienta otra vez. Lo que más duele es ese presentimiento de que todo se está perdiendo, de que todo el avance se ha perdido en cuestión de días. En esta novela nadie se salva, ni los jugadores, ni el cuerpo técnico, ni la federación. Con una directiva mediocre, un técnico incapaz, jugadores adoptando posturas mezquinas ante tanta ineficacia, no se ve una mejora a esta guerra. ¿que desde la India están involucrados con esto para así poder hacerse con la presidencia? el tiempo nos lo dirá.

Cuando mas oscura es la noche mas  cerca está el amanecer. Este parece ser el momento más oscuro, esperemos que no sea sólo la punta del iceberg. Amanecerá y veremos, espero que cuando vuelva a escribir sobre la selección sea con un poco más de optimismo.

Por: Laura I. Millano A. @lauramillano_

Loading...
Suscribete vía Email :
Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »

Comentarios