Lo Último

domingo, 22 de noviembre de 2015

Administrador

Letras de fútbol │ Llegamos al llegadero

 

Por: Iván Nassim Agüín Parada pastornassim@gmail.com


LLEGAMOS AL LLEGADERO

Posiblemente después de escribir las palabras que pretendo plasmar aquí, no pueda más ingresar a la sede de la FVF, me sea negado interactuar en el “exclusivo Club” de los Periodistas del Fútbol Venezolano, sea mandado hipotéticamente a desaparecer por parte del “Poder” mafioso que aquí los venezolanos le llamamos Rosca.

Muchos hablan de que Noel Sanvicente debe renunciar, pero nadie habla de la renuncia de los Dirigentes; cuando en una empresa, (hablo en el sentido de emprender algo, no en el concepto comercial o industrial del mismo), de emprender el proyecto Rusia 2018, éste fracasa estrepitosamente como es lo que ha acontecido, fracasan todos, DT, CT, Dirigentes, Jugadores, el entorno del mundo futbolistico nacional y hasta la fanaticada; de allí, que no solo tiene que renunciar Sanvicente, no, con el tiene que renunciar los dirigentes, y todo aquel que tenga incidencia en la selección nacional; es típico de los venezolanos, siempre inculpar de todos los problemas, defectos y daños que ocurren en nuestro acontecer, en una sola persona, y en esto, no escapa el fútbol, el venezolano personaliza el fracaso, con ello se libra de sus propias responsabilidades.

Es muy extraño en el venezolano, el asumir responsabilidades, es por ello, que vemos en un monologo de supuesta Rueda de Prensa, a un Noel Sanvicente decir que es el Rey de los regalos, Don Regalón, que el es DT con más méritos y ha trabajado para serlo por 15 años, etc, es decir, que el es bueno, que no tiene la culpa, echándole el carro a los jugadores; pero también, ver jugadores correr la arruga, hacerse los locos, (yo no se, yo no existo), con sus respectivas excepciones, el único que dio la cara a las cámaras y a los micrófonos, fue Santos, (como se nota que no se crió aquí, sino en Alemania), Vizcarrondo, y Rincón también lo hicieron, a sus maneras, Twitter el primero, y el otro con un comunicado, ¿pero donde está Baroja, Lucena o Salomón?, este último, ¿no había llegado ha asumir últimamente ínfulas de estrella, del líder y manda más?, cuando tomaba el balón para cobrar penales y tiros directos, como si fuese el dueño del mismo, todo a partir de la salida de Arango, si tanto protagonismo asumía, ¿donde está?, ¿donde se metió cuando debió dar la cara?. ¿Y los Federativos?, ¿y los Periodistas?, aquellos que se dan el tupé de opinar cosas como, “que cierto jugador no tiene piernas, que no tiene facultades y que no debe ser más llamado”, todo con el fin de imponer jugadores que juegan para sus intereses.

Señores hemos llegado al llegadero, el producto “Vinotinto” ha caducado, le llegó su fecha de vencimiento, se pudrió, de repente se dañó antes de tiempo, cuando al mismo le meten muchas manos. Cuando hablo de producto, es que “La Vinotinto”, eso es lo que es, un producto de merchandising, creado por los Publicistas de Empresas Polar, apenas la selección nacional de fútbol de Venezuela comenzó a ser exitosa, todo con el fin de posicionar la marca, y vender sus productos; señores, no lo estoy inventando, busquen, investiguen, indaguen, vean cual fue el primer comercial referente a la Vinotinto, en que fecha salió al aire, “La Vinotinto” nace con la era Páez, cuando la selección de Venezuela logra por 1ra vez una seguidilla de triunfos, antes de ello, la Selección de Fútbol de Venezuela era olvidada, solo seguida por los verdaderos amantes del deporte Rey en Venezuela, y aquellos fanáticos con sentido patriota, nacionalista, que siguen y apoyan todo aquello que lleve por nombre Venezuela, así sea una selección de jugadores de chapita.


La Vinotinto como todo producto, esta hecha para ser vendida, comprada, negociada, y en eso es que ha quedado nuestra amada selección patria, en una mercancía, manoseada por una jauría de tahúres, que solo la ven como una oportunidad de hacer negocios, como una herramienta para hacer vitrina al momento de vender jugadores, es por ello, que se observan cosas como la del periodista que les comenté; la Vinotinto arranca como producto Polar, luego evoluciona como instrumento Vitrina con Farías y su mercado persa de la venta, y compra de fichas de jugadores, para luego, terminar en la mazamorra de hoy, donde todos, diferentes tribus y sectores, quieren apropiársela, ya que su dueño está tras las rejas.

Es lamentable decirlo, pero hay que reconocerlo, el producto Vinotinto funcionó mientras estuvo bajo el control del Capo, solo el mantenía el orden en la jauría de Tahúres, nada sucedía ni pasaba sin haber antes pasado por sus manos, el controlaba el cofre del dinero y de las joyas, como si hablásemos de su cuenta corriente personal; Sanvicente se dedicó a lo suyo, lo futbolistico, tranquilo, hasta la desaparición de su Jefe, de su amo, con todo y que no se daban los resultados, se veían ciertos cambios en el funcionamiento del equipo respecto a Farias, existía una idea clara en lo que se quería hacer, por lo menos, eso hacia el entender; luego, entra en un estado de inestabilidad con la detención del Capo, queda huérfano ante la jauría de Tahúres, Sanvicente dentro de la Jauría no tenia ningún peso, como si la tuvo Farías, Farías tiene su grupo de poder presente, Chita y su gente, trata de formar su propia Tribu, pero sucumbe en la disputa.

Señores, entiendanlo, estamos en plena guerra de mafias en pro de erigirse como el nuevo Capo, eso es lo que sucede, y no escapó a ello, el funcionamiento de la selección, existen diferentes Tribus en pugna por el poder, 1ro, la Tribu del Penitenciario, la cual como ya sabemos, ha quedado sin cabeza, y esta representada en los actuales dirigentes, segundo la Tribu del Hindú Mexicano, donde están incluidos hasta jugadores, (por allí viene los tiros del jugador que renuncia, el cual es compadre y socio del jefe), la Tribu de la empresa de representación XXXX Sports, la cual está asociada con un equipo de Periodistas comparsas, y la Nueva Tribu de Don Regalón, que creo que ni siquiera tuvo tiempo para nacer, fue concebida, más creo que han abortado, sus primeros pasos se vieron con la convocatoria de ciertos juveniles, con los cuales quisieron jugar a la criá y engorde.

Esa disputa tuvo sus victimas, al no formar parte de ninguna de las tribus, jugadores como Mario Rondón, y Christian Santos, fueron execrados de la Copa América, por ellos fueron impuesto, por la Tribu del Hindú un veterano delantero del fútbol español, y por la Tribu empresarial, un jugador a ser vendido a los Árabes; ambos tanto Mario como Santos, solo regresan, el 1ro por necesidad (vs Bolivia), el segundo, por la opinión publica y un saco de goles. Post Copa América, otra victima sin padrino fue execrada, hablo de Dani Hernandez, la Nueva Tribu, requería su espacio para el muchacho que tienen en promoción.

En fin, el problema de la selección es más extra futbolistico que otra cosa, cada quien juega para sus intereses, los Federativos están más pendiente en no verse implicados y sufrir cana, con respecto al caso policial abierto en Suiza, que en saber y controlar que es lo que sucede en la selección, la Tribu del Hindú, nuevo rico de la noche para la mañana, con sus piezas, no quiere abrirles espacios a la Nueva Tribu, de allí, que expresamente su grupo de jugadores le hayan hecho la cama, y así, a su vez, la Tribu del Hindú, podía mantener su espacio, el cual es vital, sino, perdería peso ante el Grupo empresarial, periodístico.


Lo que está podrido hay que dejarle morir, el show Vinotinto se acabó, los venezolanos tenemos que rescatar la Selección Nacional de Venezuela, ese es nuestro verdadero equipo, lo otro, es un producto, una invención comercial, que todos manosean, compran y venden, de allí que puedas ver jugadores indolentes, perjudicando exprofesamente al equipo, de allí que veas un DT tratando de imponer su gente, dándole la titularidad a un jugador que no ve minutos en una 2da división, como también, el caso de colocar en la lista a un niño, solo con el fin de sacar tesoro de el; por ello puedes observar, una empresa que utiliza al equipo como vitrina para vender sus jugadores, junto a periodistas que exaltan a los mismos, y a su vez buscan mal poner a aquellos jugadores que en su codicia enferma pudiesen hacerle sombra a sus hombres.


Tiene que renacer la Selección Nacional de Venezuela, la verdadera, la que no se compra ni se vende, y para ello, tiene que nacer una nueva directiva mediante elección, con personalidades no relacionadas a estos grupos indolentes, y buscarse, un entrenador extranjero, internacional, de prestigio y renombre, que no esté contaminado con nuestros vicios, y que por su nombre, no esté dispuesto a embarrarse con ellos.

Por: Iván Nassim Agüín Parada pastornassim@gmail.com

Loading...
Suscribete vía Email :
Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »

Comentarios