Lo Último

domingo, 21 de junio de 2015

Administrador

Letras de fútbol │ Llegó la hora de la verdad, la hora de graduarnos, el examen final, Brasil.

 

Por: Iván Nassim Agüín Parada pastornassim@gmail.com


LLEGÓ LA HORA DE LA VERDAD, LA HORA DE GRADUARNOS, EL EXAMEN FINAL, BRASIL

Venezuela ya no tiene mañana en esta Copa si no es labrandocelo, su destino está en sus propias manos, no puede depender de nadie, si los resultados previos se dan, chévere, pero si igualmente no gana, no saca puntos, no saca un resultado, se va, regresa a casa no solo con las manos vaciás, que es lo que menos importa, sino, con su espíritu, con su orgullo, con su crecimiento magullado. Hemos llegado al momento crucial, al momento trascendental de nuestro fútbol, ese tipo de momento que rompe con un antes y da inicio a un después, la Vinotinto se encuentra como aquel joven adolescente que está dando el paso de dejar de ser un niño para convertirse definitivamente en un hombre, a esa encrucijada ha llegado nuestra selección, de cenicienta, de niño, pasamos a ser el joven malcriado e irreverente, a llegado la hora de ser una selección de verdad, un equipo adulto, que sabe a lo que juega, que tiene criterio propio, y toma sus propias decisiones, sin estar condicionados por el rival, a la Vinotinto le ha llegado la hora de ser hombre o mujer, para no caer en sexismos, llegó la hora de graduarse, y es por ello el titulo del LETRAS DE FUTBOL de hoy, llegó la hora del examen final, y este examen se llama Brasil.

Pero ¿por que tiene que ser Brasil este examen final?, no es solo por la ruleta del sorteo, o porque perdimos con Perú, eso simplemente fue fortuito, es que por primera vez, con opción verdadera, tenemos la obligación real de vencerles o empatarles, ya no vamos a jugar contra Brasil por jugar, por hacer un buen papel, por no ser goleados, no, vamos por ganarles, vamos por puntear contra el, y esto representa un verdadero reto, un autentico examen, un genuino examen final, ¿pero por que final, si no estamos jugando la final de la Copa?, es final, porque ya hemos pasado grandes parciales, ya pasamos Uruguay, a la Argentina, a Paraguay, Chile, Colombia, solo nos falta un solo equipo en nuestro continente que no hemos podido vencer en un juego oficial, y en las circunstancias de mañana, se nos hace un examen definitivo, y vencerles o empatarles, sería nuestra definitiva confirmación, nuestra plena madures futbolistica, ya nadie nos podrá más poner epítetos, calificativos como el antiguo “cenicienta”, o el actual “sorpresa”, si pasamos el examen de mañana, así sea con 9,5 sobre 20, desde ese día, seremos respetados como plenos hombres o mujeres, desde ese día, solo podrán decir nuestros rivales, nos ha ganado, nos ha empatado, hemos vencido a un gran equipo, “la Vinotinto”.


Pero para lograr tal respeto, no solo se logra con motivantes palabras, con lindos discursos, no, para lograrlo, tenemos que superar grandes vicisitudes, grandes obstáculos, grandes dificultades, y una de ellas es la animadversión que tienen nuestros rivales continentales a nuestro crecer futbolistico, recuerden que los venezolanos somos los menos sudamericanos de Sudamérica, somos más caribeños que sudamericanos, somos el único país del subcontinente que no tiene al fútbol como su deporte Rey, somos de otra estirpe, de otra idiosincrasia, y tal diferencia trae consigo resistencia, resquemores de nuestros vecinos, y es de allí, que viene tan evidente mal arbitraje, tal predisposición arbitral en perjudicarnos, somo el patito feo, el propio extraño dentro de su propio hogar, y es por ello, que nos cuesta tanto imponernos, imponer nuestra ley y ser respetados, ser medidos como un igual.



La expulsión de Amorebieta, la predisposición en nuestra contra, tanto del arbitro uruguayo como del boliviano no es casual, es algo premeditado y tenemos que entender que también a ello tenemos que enfrentar, no es casualidad que la mejor defensa de la Copa, le expulsen a su pilar, y prevengan con amarilla a su líder (Vizcarrondo), si un dique es inexpugnable, hay que romperlo, y eso es lo que han hecho, Brasil no podía llegar más diezmado de la forma en que llegó, no podía llegar a este juego con menos vacantes para trascender a 4tos de final (Venezuela clasificada), no podía llegar con su delantera sin detonante (Neymar), a enfrentarse a una defensa dura como una roca, había que romper esa piedra, y nada mejor que sacando al hombre tapón, al hombre que le ha dado el balance y seguridad a nuestra defensa, al hombre con el cual Venezuela jugando un partido oficial jamás ha perdido, para este juego no podía estar, y es así que los poderes tras bastidores lo han decidido; hay que estar claros, pueden pensar lo que crean sobre la jugada de la expulsión, pero a Brasil, Argentina, Uruguay, etc, si Amorebieta jugara para ellos, cambienlé la camiseta, imagínenselo, jamás de los jamases, le hubiesen sacado una roja directa y mucho menos en el minuto 28, eso solo le pasa a Venezuela, como en la Copa pasada nos sacaron con roja directa dos veces a Rincón, contra Chile y Perú, investiguen, busquen, indaguen en los datos, en la historia, y busquen que país ha sufrido las ultimás expulsiones directas en los últimos 5 años ya sea en Copa o Eliminatorias, busquen que país ha sufrido la mayor cantidad de expulsiones en los últimos 10 años en la Comebol, indaguen y se darán cuenta, el país y por largo, se llama Venezuela; como dicen por allí, lo de Amorebieta, lo de Vargas con el tabique roto sin consecuencias, solo le pasa a Venezuela y al Pato Lucas.



¿Entonces que podemos hacer, para afrontar el juego de mañana?, lo primero es asumirlo como la final de nuestras vidas, como el juego de la vida de cada uno de nuestros jugadores, como el momento más importante de nuestra imberbe historia, segundo, utilizar toda esta animadversión en nuestra contra, todas estas zancadillas, como nutriente, transformar nuestra rabia en valor, la adversidad en fuerza, transformar todo lo negativo en positivo, convertir todo ésto en pura energía para dar la batalla, y por último, ser inteligentes, no perder la concentración, seguir jugando a lo que venimos haciendo, la obligación de pasarnos por encima son de ellos, el reloj y la presión histórica es de ellos, así que debemos de jugar con ello, esperar el error, y cuando venga no perdonar, si perdimos con Perú, no fue por la expulsión, no, perdimos porque no supimos matar la partida en el momento que la teníamos que matar, tuvimos tres claras antes de que llegase la expulsión, y perdonamos, no podemos darnos esos lujos, hay que ser contundentes.


A Brasil no hay que temerles, si nos replegamos para aguantar, estaremos cavando nuestra propia tumba, si le damos la cancha nos pasan por encima; Brasil no está bien, pasa por una crisis, y no es de ahora, viene del Mundial, el golpe noble que recibió de Alemania todavía no se lo han sacado, cuando les pisan el área sus piernas tiemblan, sino, métanse en youtube, busquen el juego contra Perú, vean el nerviosismo de David Luiz al tratar de dársela al arquero, comprometiendolo, todo por el simple hecho de ser presionado, un poquito de presión y la soltó apresurado, la soltó para zafarse del compromiso, se la dio al arquero complicado, para que éste la rifase en pleno centro del área chica y recibiese el gol, eso es nervios, miedo, terror, no se han despertado del nocaut alemán, siguen teniendo pesadillas, así que hay que golpearlos arriba, encarar el área, tomarla, quitarla y de una desdoblarse para atacar, si lo hacemos le golpeamos, ellos tiene mucho box con el cual darnos respuesta, pero la clave es no dejarnos arrinconar en una esquina, estar dispuestos a darnos golpe por golpe, que en uno de esos golpes se caen.



Pero fuera de metaforismos, ahora hablando intrínsecamente de fútbol, para ganarle a esta Brasil, carente de un 10 que maneje los hilos, sin la genialidad de un Neymar que arriba marque diferencias, y con una defensa tambaleante, insegura, para ganarle, hay que presionarla, ejercer presión alta, como les he venido diciendo, pero no una presión alta loca en desbandada, no, a esa fácilmente ellos la van a romper y destrozarnos en contragolpe, sino más bien debemos ejercer, la presión en contra de sus volantes de 1ra linea, jugadores rompedores pero con poca salida, es su flanco débil, Brasil por naturaleza no va reventar el balón, ellos fieles a su historia, a su filosofía, buscaran salir desde el fondo, pero no tiene los elementos para ello (no tienen enganche, y sus volantes de primera linea son limitados), así que hay que golpear allí, presionar a su 5 y 8, a Elias y Fernandinho, obstaculizar allí, cada vez que intenten salir con ellos, asfixiarlos, con ello, vendrá el error y a sus vez nuestras opciones. A su vez, hay que poner un jugador rápido incisivo que busque entrar constantemente por la banda de Dani Alves, que le dificulte el sumarse al ataque, presionar ofensivamente de manera constante por esa banda, Dani Alves junto a Willians tienen el talento para desarmar cualquier defensa, así que en vez de preocuparnos en demasía en defenderles, debemos procurar lograr juego fluido ofensivo por esa banda, es la mejor manera de que no nos ataquen, no tenemos a Amorebieta, es decir, no tenemos a nadie con que tapar por allí, meter a Cichero seria no lograr nada, ni defensa, ni salida, prefiero a Seijas de lateral, apoyado por Rincón en ese sector de nuestra 1ra linea de volantes, que Rincón le haga las coberturas y le ayude en lo defensivo, Seijas me garantiza salida, y el, con al apoyo de Rincón, me garantizan defensa aceptable para contener a Willians y Dani Alves por dicho sector; por la otra banda, colocar a Lucena o Acosta, posicionados en tapar por su espacio, Rosales se puede cuidar solo y a la ofensiva, sacrificar ya sea al Lobito Guerra o Ronald Vargas, colocar para atacar por la banda de Dani Alves a Josef Martinez o Murillo, un velocista con desborde, que le abra la cancha a Salo para que este tenga mayor oportunidades de gol.


El 11 de Brasil será este:



Nuestro 11 en respuesta:






La Clave es jugar sin complejos, tener cada quien claro lo que tiene que hacer, hacerlo al pie de la letra, total concentración, a plena intensidad, dejar el alma en la cancha, no darles respiro, y como se los pedí antes del juego contra Colombia, que Dios y la Virgen nos acompañen y nos favorezcan.


Por: Iván Nassim Agüín Parada pastornassim@gmail.com

Loading...
Suscribete vía Email :
Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »

Comentarios